By A Web Design

Share

El prestigioso veterinario español Dr. Albert Sordé, profesor de veterinaria en la universidad de Barcelona, describe el sufrimiento corporal de los toros durante la corrida: "Tras salir a la plaza y después de haber burlado al animal con el capote’, el ‘picador’ le clava en el lomo (espalda) la PUYA (lanza) que le destroza músculos trapecio, romboideo, espinoso y semiespinoso, serratos y transversales del cuello, etc.

La ‘puya’ le destroza y lesiona, además, vasos sanguíneos y nervios, abriéndole grandes boquetes o agujeros por donde luego pueden también hundirse las BANDERILLAS (palos) terminadas en arpones o ganchos de acero cortante y punzante, de 6 a 8 centímetros de longitud, los cuales son clavados en el lomo del toro quedándose enganchados en la carne, desgarrándosela. Luego, atraviesan al animal con un ESTOQUE (espada) de 80 centímetros de longitud y doble filo, la cual, según por el lugar del cuerpo por el que penetre, puede destrozarle el hígado, los pulmones, la pleura, etc.

 

"De hecho, cuando la espada le corta la gran arteria, el toro agoniza con enormes vómitos de sangre, que le sale a chorros por la boca y la nariz."

"El toro, en un intento desesperado por sobrevivir, se resiste a caer y, por su gran memoria, suele encaminarse a la puerta por la que le hicieron entrar en ese maldito lugar, llamada ‘puerta de chiqueros’. El animal busca la salida, creyendo que por ahí podrá volver al campo, huyendo así de tanto maltrato y dolor. Pero sus verdugos le apuñalan la nuca con el DESCABELLO (otra espada, que termina en una cuchilla de 10 cms., de longitud con tope).


A pesar de tan terribles tormentos, el animal no suele morir, por su gran potencia física, pero finalmente cae al suelo, porque el ESTOQUE le ha ido destrozando los órganos internos mientras los ayudantes del matador, con capas le hacen girar al toro a izquierda y derecha, cortándole la espada con estos movimientos sus órganos internos. Cuando cae al suelo, le clavan en la nuca la PUNTILLA (un puñal de 10 cms., con doble filo); con el puñal le hurgan en la nuca, intentando cortarle la médula espinal en el espacio entre las vértebras cervicales ‘atlas’ y `axis’. El toro queda así paralizado, sin poder realizar siquiera movimientos con los músculos respiratorios, por lo que finalmente se asfixia, boqueando desesperadamente una y otra vez intentando que el aire le penetre en los pulmones.

Por último con el animal aún con vida, se le suelen cortar las orejas y los testículos con un cuchillo. Lo que es claro - agrega el Dr Sordé- es que el animal experimenta terribles e insoportables dolores producidos por las múltiples heridas de todo tipo, sufriendo un calvario absolutamente inexplicable".

"Los animales son de Dios. La barbarie es humana"- Víctor Hugo


Firma la petición en línea: http://www.petitiononline.com/55400000/petition.html

Visita: http://www.naturanimales.org.mx/2010/01/prohibicion-de-las-corridas-de-toros-en-mexico/


Share
Joomla Templates - by Joomlage.com